COMPROMETIDOS CON VENEZUELA

access_time Junio 9, 2015

La nueva Unidad de Infusión y Quimioterapia del Hospital Rotario de Barquisimeto está en capacidad de atender a 320 pacientes al mes, especialmente personas de escasos recursos.

Barquisimeto, junio 2015.- El Hospital Rotario de Barquisimeto se transforma en un nuevo halo de esperanza para los pacientes de cáncer. Un trabajo mancomunado del Club Rotary Nueva Segovia y la empresa Metroacero que ha permitido la creación de la Unidad de Infusión y Quimioterapia “Fidelina González de Márquez”, un sueño al fin capitalizado para muchas personas.

“Cuando le presentamos al señor Alejandro Márquez la propuesta para financiar un porcentaje del costo de la unidad de quimioterapia, no titubeó, sin embargo nos sorprendió profundamente al decirnos que quería cubrir la totalidad del gasto”, señala el Doctor Francisco Morello, Director del Club Rotary Nueva Segovia y responsable de la iniciativa.

La inversión total del proyecto fue de Bs. 1.400.000, de los cuales Metroacero aportó 1.025.000 bolívares, recursos con los cuales se acondicionó la sala con ocho muebles reclinables y una camilla; tres unidades de infusión y una campana de flujo laminar (espacio donde se sintetizan los preparados de la quimioterapia).

“La intención es atender ocho pacientes por turno, 16 diarios y 320 mensuales, cobrando un porcentaje de lo que saldría el tratamiento en otros centros médicos; incluso si algún paciente no puede cancelar igual se le atenderá. Gran parte de los pacientes que vienen son personas con recursos limitados, es por ello que tener estos espacios es tan importante para nosotros”, destaca Rubén Luna, Gerente General del Hospital Rotario, al explicar que los costos por los servicios de esta sala están hasta un 50% por debajo de lo que se cobra en otros centros asistenciales.

La inauguración de la Unidad de Infusión y Quimioterapia fue realizada el pasado sábado 30 de mayo en presencia de miembros el Club Rotary, representantes del centro asistencial y familiares de Fidelina González de Márquez, quien en vida fue una enfermera con destacada labor humanitaria.

“El nombre de mi abuela fue escogido por la directiva del Hospital y del Rotary, y para nosotros representa todo un honor”, señala Alejandro Márquez, quien compartió lo importante que era para la señora Fidelina ayudar al prójimo, un gesto que se tornó fundamental para toda su familia.

“En lo personal y profesional estamos conscientes que la labor social es un rol que debe emprender toda organización, debemos invertir en nuestro estado y en proyectos que sirvan en beneficio de las comunidades, por eso nos llena de orgullo ser parte de este sueño”, agrega el representante de Metroacero, quien asistió a la actividad en compañía de sus parientes.

La Unidad de Infusión y Quimioterapia “Fidelina González de Márquez” será atendida por dos enfermeras que fueron capacitadas por la Fundación Badan Lara, quienes también prestarán servicios a todas aquellas personas que necesiten realizarse tratamientos intravenosos, sin necesidad de ser hospitalizados. La sala funcionará de lunes a viernes de 8:00 a.m. a 12 del mediodía y de 2:00 p.m. a 6:00 p.m.