COMPROMETIDOS CON VENEZUELA

access_time Julio 25, 2016

METROACERO comprometida con la RSE apoya a la Escuela Agua Negra de Yaritagua

LABOR SOCIAL

Con la entrega de recursos, materiales y mano de obra

 

METROACERO comprometida con la RSE apoya a la Escuela Agua Negra de Yaritagua

 

La Escuela Integral Bolivariana Agua Negra, en la zona rural de Yaritagua, atiende a más de 400 niños y niñas, incluyendo los hijos de uno de los trabajadores de METROACERO.

 

Barquisimeto, Julio 2016.-  Siempre comprometido con sus trabajadores y sus familias, METROACERO realizó una donación económica a la Escuela Integral Bolivariana Agua Negra, en el municipio Peña del estado Yaracuy, donde reside el señor Alfonso Pérez, operario de monta carga de la empresa larense de tubos estructurales.

 

Justamente, a través del señor Alfonso, la directiva de la institución educativa hizo llegar una solicitud de apoyo para la compra de 410 cotillones a entregar a los niños y niñas de la escuela, como parte de la actividad de cierre de año escolar, evento que se realizó el pasado 13 de julio y donde la comunidad escolar le entregó a METROACERO un reconocimiento por su colaboración incondicional.

 

Sin embargo, la mayor sorpresa se llevaron los estudiantes, padres de familia y el personal docente, cuando la delegación de METROACERO, conformada por Ricardo Defendini, Gerente de Desarrollo Social; Yeribeth Vásquez, Gerente de Administración y el propio trabajador Alfonso Pérez, les anunció que la ayuda a la escuela no sería sólo en el donativo de Bs.169.000 para los obsequios de los niños y niñas, sino también el estudio, planificación, coordinación y ejecución para gestionar los recursos, materiales y mano de obra que permita solucionar los problemas de infraestructura más urgentes de la institución.

 

“Estamos encantados de recibir en la escuela a los amigos de METROACERO, quienes con total humildad y solidaridad han venido a compartir con nosotros de nuestra actividad, y además nos han dado la gran noticia de que nos ayudarán a mejorar nuestra institución. Su contribución no es solo a la escuela, sino a toda nuestra comunidad de Agua Negra, desde los niños y niñas que se sienten motivados a venir a estudiar, como sus papás que se animan a traerlos”, señaló conmovida la profesora Migda Páez, docente desde hace 17 años de la institución y actualmente su directora.

 

La Escuela Integral Bolivariana Agua Negra está ubicada en la zona rural de Yaritagua, justo en la frontera con el municipio Palavecino, por eso su comunidad tiene mucha más vinculación con Lara que con Yaracuy. Cuenta con una matrícula de 345 estudiantes convencionales de Preescolar hasta 6to Grado, y 80 que se atienden en sus hogares como parte del programa Espacio, Familia y Comunidad, en el que se vincula a los padres y representantes, especialmente a las madres en periodo de gestación y con hijos hasta los 3 años de edad. La institución educativa además realiza un trabajo de investigación y sensibilización social sobre el embarazo en adolescentes, problemática recurrente en el sector y una de las principales causas de la deserción escolar.

 

“Para nosotros es un orgullo poder compartir con esta escuela y su comunidad porque ustedes son parte de la familia de uno de nuestros trabajadores, y el compromiso que METROACERO ha asumido como directriz de nuestro Director General, Alejandro Márquez, es ayudar a mejorar la calidad de vida de nuestro personal, su familia y su comunidad y por ende la responsabilidad social fundamental de la empresa viene dada por el cumplimiento de su objeto social. Por eso nos comprometemos a partir de este momento adelantar todas las gestiones para ayudarlos a mejorar las condiciones de esta escuela”, expresó Ricardo Defendini, Gerente de Desarrollo Social de METROACERO, al recibir el reconocimiento.

 

Parte de los problemas de infraestructura más apremiantes a solventar en la comunidad son los techos de la totalidad de los salones de clases, con especial énfasis en Preescolar donde los alumnos deben ser desalojados cuando llueve porque el espacio se inunda; también los baños que requiere nuevo mobiliario, cocina y un comedor del que carece la institución.

 

La actividad de fin de año escolar transcurrió en una jornada de fiesta y alegría, donde los niños y niñas hicieron gala de sus notables talentos para la danza, el canto y la actuación, a través de un programa de presentaciones artísticas donde resaltaron los valores culturales de nuestro país como la canta criolla, el joropo, el tamunangue y la devoción a San Antonio.